Como cuidar nuestro sistema inmunológico

Para-que-sirven-los-globulos-blancos1

Antes de explicar como podemos reforzar nuestro sistema inmune, os explicaré un poco como funciona para que sea más fácil de entender que es lo que necesita y porque.

El sistema inmune esta centrado en los glóbulos blancos, que son los componentes primarios y los agentes principales  a la hora de limpiar nuestro sistema interno de bacterias, virus, fragmento celulares y basura de todo tipo.

A parte del sistema inmune, hay más fuentes de glóbulos blancos como la médula ósea,  la glándula timo u otros órganos secundarios como los ganglios linfáticos. Los glanglios aparecen a lo largo del sistema linfático, colocados para filtrar partículas infecciosas y otras partículas expulsadas de los tejidos por el flujo linfático. Cuando hay un ganglio inflamado nos referimos que se ha inflamado a causa de una infección localizada.

A continuación se encuentra el bazo y después nos encontramos con el tejido linfoide, asociado al aparato digestivo, que este se compone de:

  • Las amigdalas
  • Parches de peyer, que están en el intestino
  • Apéndice.

Los cuales son esenciales para la inmunidad mucosa, no voy a entrar en explicaciones técnicas pero el intestino es un punto de concentración fundamental de capacidad inmunológica. El intestino tiene que estar dispuesto a responder a los muchos desafíos que llegan desde el canal alimentario.

Así que como vemos el sistema inmunológico no es algo estático sino un sistema que forman diferentes partes del cuerpo que son centros funcionales del sistema inmune y ubicación de gran número de sus células, estas células se mueven libremente por todo el cuerpo, siendo atraídas por las zonas infectas o dañadas.

Una vez explicado de que se compone el sistema inmune os explicaré  como desde la terapia nutricional entendemos el funcionamiento del sistema y las señales que da cuando empieza a no funcionar correctamente.

Por la vida que llevamos el sistema inmune es el que más peligro corre y el que más se resiente por los tratamiento alopáticos. La fase inicial de este deterioro produce un efecto de “sobre-excitación” y esta fase da lugar a muchas reacciones como la inflamación. La medicación inhibe de forma directa el sistema inmune afectándolo mucho mas que a cualquier otro sistema u órgano.

En esta fase el cuerpo pierde minerales rápida y constantemente, se trata de un estado hiperactivo de alerta excesiva y esto lleva a una desmineralización rápida de los tejido que a la larga causará una perdida de la función inmunológica. En cuanto el sistema inmune empieza a entrar en este estado empiezan a fallar demás órganos. Aunque recalco que en nutrición terapéutica se trata al paciente holísiticamente, lo que quiere decir que no tratamos por órganos o tejidos sino el conjunto de deficiencias, tratando el cuerpo físico, mental y espiritual.

Hay que tener muy en cuenta una cosa, cuando un cuerpo esta enfermo o presenta síntomas ya sea con enfermedades crónicas como el asma, enfermedades de corazón constipados continuos, etc..lo que tenemos que tratar de hacer es reforzar el sistema inmune con nutrientes a través de la alimentación y complementos y no debilitarlo más consumiendo medicación ya que de este modo solo entramos en una espiral difícil de salir.

Otra cosa a recalcar es que la extirpación de las amígdalas y apéndice no hace más que debilitar nuestro sistema inmune y que no pueda trabajar correctamente en conjunto. Además debemos de prestar atención especial atención a la composición de la flora intestinal si se quiere mantener el sistema inmune en buen estado.

Así que con esta breve explicación vamos a recalcar que lo que hay que tener en cuenta para que nuestra sistema inmune funcione correctamente es darle muchos nutrientes como los minerales, vitaminas, proteínas, grasas buenas y cuidar la flora intestinal.

cropped-frutas-y-verduras-1.jpg

Para ello debemos:

  • Consumir verduras en cada comida y que sea al menos un 40% de  la comida.
  • Consumir fruta entre horas o como desayuno o merienda.
  • Consumir algo de proteína en cada comida pero teniendo en cuenta que no hay que mezclar proteínas de diferentes fuentes y que no sobrepasar su consumo diario. El exceso de proteína hace que el hígado en especial se sobrecargue.
  • Consumir grasas buenas como frutos secos, aguacate, coco, etc..
  • Controlar nuestra flora intestinal y evitar exceso de cándidas, no voy a entrar en profundidad en este tema porque me extendería demasiado pero para ello debemos aparte de consumir los alimentos anteriormente detallados, evitar el estrés el cual  perjudica directamente e nuestra flora y crecimiento de cándidas.
  • Evitar químicos, como todo lo que es comida preparadas, conservantes, colorantes, medicación e inmunizaciones en exceso.
  • Evitar estimulantes como el tabaco, el alcohol, café y azúcar.
  • No consumir harinas ni azúcares refinados.
  • Hacer ejercicio físico.
  • Beber 2 litros de agua.

Como comprobaréis la base siempre es la misma para que nuestra cuerpo funcione correctamente, por ello hay que tener muy en cuenta que necesitamos muchos nutrientes y que siempre debemos saber escuchar nuestro cuerpo para saber que necesita.

Esta es la base para mantener un sistema fuerte pero si ya estamos en un proceso de alerta excesiva hay que ver que carencias presenta nuestro cuerpo y reforzar con suplementos.

Y sobretodo nuestro estado anímico tiene mucho que ver, ser positivos, disfrutar de cada momento y ser felices.

carta-urgente-felicidad-1 (1)

 

 

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Compi dice:

    Es un tema muy interesante!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s