Candidiasis crónica

candida-celulas-secuvita-3

Hoy  a petición de mis fieles seguidoras, mis súper nenas, voy hablar de las cándidas y además quiero dedicarles unas palabras por ser tan especiales. Mis súper nenas son de aquellas personas que te encuentras en la vida y una vez las conoces sabes que estarán siempre a tu lado pase lo que pase, aquellas personas especiales que no te juzgan sino que te apoyan y te ayudan en el camino de la vida  Por todo ello  os dedico este post, os quiero!

Y ahora os voy a explicar un poco como descubrí todo este mundo de las cándidas y como se puede tratar.

Cuando acabe mis estudios de nutrición terapéutica y empece a estudiar casos de como se había producido síntomas crónicos, veía la palabra cándidas en casi todos ellos. Así que empece a investigar sobre le tema y leí un libro maravilloso de Cala Cervera entre otros. Es un tema muy desconocido, mucha gente padece de ellas sin saberlo y es difícil diagnosticarlas porque las pruebas clínicas en pocos casos da positivo ya que solo se basan en los resultados de las analíticas y no en el conjunto de síntomas del paciente.

Como dice Cala Cervera, experta en este tema y  nutrición ortomolecular, en todos los años de su carrera no se ha encontrado ni un caso de candidiasis intestinal crónica que el laboratorio le haya dado positivo. El motivo es porque hay un gran desconocimiento de como se reproducen, no tienen en cuenta a la individualidad del paciente, tratando a todos los pacientes por igual con un crecimiento “normal”general en lugar de tener en cuenta cada organismo.

La prueba más común es el coprocultivo de heces pero la mayoría de las células de las cándidas se adhieren a la pared mucosa intestinal por lo cual es difícil que aparezcan en los análisis de heces. Y en muchos casos, muchas de estas células mueren  en el proceso del análisis.

También hay laboratorios que hacen analíticas de sangre para detectar anticuerpos de cándida pero tampoco podemos fiarnos del todo en esta prueba ya el sistema inmunitario que lleva años sufriendo candiadiasis crónica esta agotado y su reacción no es válida.

Así que para diagnosticar una candiadiasis crónica habrá que tener en cuenta el caso clínico del paciente en conjunto, desde los síntomas, dieta,  estado emocional, etc.

Los síntomas más comunes son cansancio, malestar general, dolores musculares y articulaciones, hinchazón abdominal, diarrea o estreñimiento, depresión, irritabilidad, incapacidad para concentrarse, alergias, cándidas vaginales, alergias a productos químicos de limpieza y perfumes, quemazón vaginal e irritación, dolores de cabeza, ansiedad, dolores de estómago, palidez, ataques de pánico, migrañas desencadenando a trastornos como hipoglucemias, hipotiroidismo e incluso fibromialgia.

No quiere decir que si tiene algún síntoma  de estos se sufra de cándidas, sino hay que ver el conjunto de síntomas y salud del paciente.

Os voy a explicar que es la candiadiasis exactamente y como se produce.

La candidiasis  es una infección causa por una levadura de la familia cándidas, existen muchas especies de cándidas pero las más estudiada es la Cándida albicans. Estas levaduras están presentes en nuestro organismo y viven en armonía y equilibrio pero cuando se deprime el sistema inmune y desequilibra la flora intestinal surge el crecimiento excesivo de esta levadura. Cuando crecen en el intestino pueden cambiar su anatomía y fisiología, pasando de ser inofensivas levaduras a micelios micóticos.

La mayor parte de la digestión y absorción de nutrientes ocurre en el intestino delgado, el cual esta cubierto con mucosa. Este produce enzimas digestivas, jugos gástricos y fluído alcalino que permite la digestión y por otro lado contiene vellosidades donde ocurre la absorción de nutrientes. Estas vellosidades es de vital importancia para permitir la nutrición e hidratación del organismo e impedir las sustancias toxicas no penetres en la sangre.

Cuando hay infección por cándidas producen raíces muy largas que penetran en la mucosa intestinal, en este estado puede causar inflamación y excesiva permeabilidad de la mucosa, afectando la producción de enzimas y jugos para la digestión y absorción de nutrientes. Este motivo es por la que las personas con cándidas presenta deficiencias nutricionales.

Por otro lado la inflamación y excesiva permeabilidad permiten que sustancias tóxicas traspasen la mucosa e invadan la sangre y esto activa nuestro sistema inmune. Por aquí también se pueden producir alergias o los dolores musculares.

Las causas comunes por los que se producen las candidiaisis es por:

  • Estrés continuo
  • Exceso de azúcares o carbohidratos refinados en la dieta
  • Consumo continuo del agua de grifo
  • Uso de antibióticos, corticoides y hormonas sexuales sintéticas.
  • Sistema inmune debilitado
  • Falta de nutrientes

Para sanar un sistema invadido por candidiasis intestinal, hay que eliminar de la dieta

  • Azúcares, levaduras, malta, lácteos, fermentados(alcohol, vinagre, salsa soja, picles, miso, tempeh), fruta, zumos de frutas, fruta seca, pistachos, cacahuetes, champiñones, setas, patatas, calabaza y boniato, té, café, especias muy picantes.

Es importante comprometerse con la dieta ya que las cándidas no entienden de fines de semana ni fiesta de cumpleaños. Hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Comer carne roja y blanca biológica, pescado sobretodo azul, huevos bio, algas, vegetales, legumbres, cereales(quínoa,trigo sarraceno, amaranto, arroz y mijo), frutos secos, semillas, ckackers de centeno, amaranto, tortas de arroz o pan de almendras, limón, aguacate, leches vegetales, tofu, soja texturizada, aceite de oliva, aceite de lino(en crudo y guardar en nevera), de girasol, maíz y sésamo(nevera), el agua embotellada, especias como orégano, jengibre, cilandro, comino, cúrcuma, infusiones y té verde.
  • Respetar las comidas principales y picando a media mañana y media tarde para evitar los altibajos bruscos de glucosa en sangre, ya que las cándidas se alimentan de esta sustancia.
  • Beber 2 litros de agua
  • Tomar caldos vegetales ricos en azufre como cebolla, puerros, ajos, col, coliflor, brócoli,  coles de Bruselas, lechugas, nabos, rábanos. El azufre es un elemento muy importante de desintoxicación del hígado.
  • Aumentar consumo de alimentos que estimulen el hígado como endibias, escarola, alcachofas, berros, quinoa, amaranto, espárragos, alfalfa, manzanilla, hinojo, comino, jengibre, albahaca, romero, piñones.
  • Ir andar o nadar.
  • Descansar cuando el cuerpo te lo pide.

Y además hay que tomar antifúngicos  y una serie de suplementos que eso va dependiendo de las faltas nutricionales de cada paciente, ya que como siempre en la nutrición terapéutica se trata al paciente de manera holística teniendo en cuenta su salud física, mental y espiritual.

Por eso si llevas tiempo sufriendo de síntomas que aparecen y desaparecen,  te han hecho todo tipo de pruebas y no encuentran nada, puedes hacer una vida más  o menos normal pero nunca acabas de encontrarte bien, ten en cuenta que puedes sufrir de candidiasis intestinal y puede solucionarse. Puedes llegar a sanar tu cuerpo con ayuda de un profesional.

 

 

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Raúlb dice:

    Interesante como siempre

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s